Cultura

Casa Sotheby’s subastará en Hong Kong busto de Napoleón hecho por Rondin

Un busto de Napoleón realizado por el escultor francés Auguste Rodin será subastado el sábado en Hong Kong después de su descubrimiento por azar en 2014 en un ayuntamiento de Estados Unidos donde había caído en el olvido durante 80 años.

La obra, que lleva la inscripción “Envuelto en su sueño”, se estima entre 70 y 90 millones de dólares de Hong Kong (entre 9 y 11,5 millones de dólares) por la casa Sotheby’s encargada de la venta. 

 

No es un torso representado de manera realista. Napoleón emerge de la piedra, emerge de sus sueños”, describe Rishika Assomull, subdirectora de arte moderno para Asia en Sotheby’s.

La cabeza del emperador emerge de un bloque de mármol de Carrara con efectos de drapeado y, en la parte posterior, lleva la firma “A. Rodin”.

El descubrimiento del busto se produjo cuando a Mallory Mortillaro, una joven estudiante de 22 años, le encargaron en 2014 hacer un inventario de los objetos del edificio que acoge el ayuntamiento de Madison (una ciudad de 16.000 habitantes en los suburbios de Nueva York).

A Mortillaro le llamó atención la firma. El busto del emperador francés estaba expuesto, bien visible, desde hace 80 años en la sala del consejo municipal.

La perspicaz estudiante comenzó a investigar y, a través de archivos y expertos, obtuvo en septiembre de 2015 la autentificación de la obra.

El mármol fue originalmente encargado en 1904 por la esposa de John Woodruff Simpson, un destacado abogado de Nueva York. La pareja fue uno de los primeros patrocinadores para exponer a Rodin en Estados Unidos.

Se cree que Rodin realizó este busto inspirándose en una máscara mortuoria de Napoleón que había adquirido y trabajando con un doble del emperador, como lo hizo para representar a Balzac.

Cansada de esperar un pedido que no llegaba, Simpson abandonó el encargo y fue Thomas Fortune Ryan, rico amigo de la coleccionista, que compró el busto durante una visita a Rodin en Meudon (Francia) en 1909.

A su muerte, otra coleccionista, Geraldine Rockefeller Dodge, adquirió la escultura en 1933, antes de entregarla al Hartley Dodge Memorial que hizo construir en memoria de su hijo fallecido, y que ahora alberga la sala del consejo municipal. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button